La certificación BPM (Buenas Prácticas de Manufactura, o por sus siglas en ingles GMP, Good Manufacturing Practice), constituye un conjunto de principios básicos con el objetivo de garantizar que los productos se fabriquen en condiciones sanitarias adecuadas y se disminuyan los riesgos inherentes a la producción y distribución.



Entre lo que dicta la norma BPM, destaca la calidad de equipos y procesos, contar con personal altamente calificado, cuidar de que las instalaciones sean las adecuadas, entre otras exigencias.
Por nuestra parte, Algarrobos Orgánicos ha aplicado en todos los procesos de elaboración y manipulación de alimentos, y son una herramienta fundamental para la obtención de productos inocuos.
Regresar